Pinchando la Página

Canarias

Rick Astley a sus cincuenta y cinco años bien cumplidos

Rick Astley a sus cincuenta y cinco años bien cumplidos

La gran lucha de Rick Astley en su vida no ha sido la de cualquier otro artista -que pasa por alcanzar el éxito, mantenerlo y desarrollar una carrera, que a su vez le garantice una vida cómoda-, sino algo mucho más complicado: demostrar a todo el mundo que no era un chiste. A finales de los años 80, una expresión habitual en Inglaterra era «Astley is on the noose» -cuya traducción literal sería algo así como «Astley está con la soga al cuello», y que vendría a significar realmente que Astley no servía para nada-, y con la que se incidía en el prejuicio más recurrente de toda su trayectoria: Rick Astley era el cantante más ridículo de la historia y no había que tomárselo en serio.

Con su voz profunda de barítonosu pelo rojo y su aspecto de chico frágil, a Astley se le ridiculizó como el epítome del pop prefabricado de usar y tirar. Sólo había una cosa peor en el mundo, Milli Vanilli. Y esto es por el hecho de haber haber sido uno de los artistas englobados dentro del sello PWL, que se dedicó a manufacturar pop pegadizo y barato -a veces reciclando viejos éxitos de los 60, como The loco-motion– para cantantes adolescentes como Jason Donovan, o Kylie Minogue, o de mucho pecho, como Samantha Fox.

Es cierto que en su momento Rick Astley disfrutó de éxito y recibió premios -un BRIT Award al mejor single británico en 1988 por Never give you up-, pero al poco tiempo ya no había honores, sino burlas, y en 1993 se retiró prematuramente, no sin antes haber vendido 40 millones discos. Había sido padre y decidió que la familia era más importante, y estuvo en silencio durante década y media.

En 2007 un suceso inesperado le hizo volver a la actualidad. Es lo que se conoció durante un tiempo como rickrolling, uno de los primeros formatos de troleo extendidos por internet que consistía en sugerir a los lectores de un blog o una página web seguir un enlace para obtener información atractiva sobre cualquier tema… para acabar cayendo en el vídeo de Never gonna give you up en YouTube.

Ese vídeo hoy suma más de 864 M de visualizaciones en 12 años en su canal oficial (son más, por ejemplo, que las del otro gran éxito ochentero denostado en su día y hoy abrazado por la generación Z como un himno, el Africa de Toto), lo que seguramente le reportará grandes beneficios por publicidad… Es una buena manera de llegar a los cincuenta y cinco años, estando además en activo; ha publicado «Beautiful Life» en 2018 y «The Best of Me» en 2019) que incluyen regalos en forma de canciones gigantes como ésta:

Fuente: El Mundo

 

Web Admin Admin

febrero 10th, 2021

No Comments